Ventajas de los avances tecnológicos en medicina

La interconexión entre la asistencia sanitaria y las últimas tecnologías podría ofrecer resultados sorprendentes. 

La pandemia mundial de COVID-19 ha acelerado el desarrollo de nuevas tecnologías médicas y ha supuesto un gran reto para el sector sanitario, pero también ha brindado grandes oportunidades para innovadores e inversores. A nivel global, la financiación de las organizaciones de tecnología sanitaria ha alcanzado niveles récord, y no hay indicios de que vaya a disminuir.

(Fuente)


¿Cuáles serían las ventajas de invertir en innovaciones en tecnología digital en el campo de la medicina y la asistencia sanitaria?

  1. Proporcionar un diagnóstico y un tratamiento más asequibles, rápidos y eficaces para distintas enfermedades.
  2. Reducir la carga de las finanzas públicas en la prestación de la asistencia sanitaria.
  3. Proporcionar asistencia temprana en el tratamiento de enfermedades muy graves, como el cáncer o el sida.
  4. Mejorar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios insostenibles. (Según las conclusiones del Consejo de Ministros de Sanidad de la UE de 2006).
  5. Hacer más eficaces la comunicación y las relaciones entre los profesionales sanitarios y los pacientes.

Además de mejorar nuestra salud y prolongar nuestra vida, el uso de tecnologías digitales puede contribuir a cambiar nuestra actitud hacia la salud, la medicina y la asistencia sanitaria.

Inteligencia artificial: La clave del progreso médico

La Inteligencia Artificial (IA) puede reestructurar por completo el sistema sanitario, ya que los algoritmos de IA pueden analizar fácilmente un gran número de historiales médicos, preparar planes de tratamiento, acelerar la creación de fármacos y alertar sobre riesgos potenciales que antes era imposible prever. Algunos ejemplos:

  • La startup Chematria llevó a cabo una búsqueda virtual de fármacos seguros que pudiesen adaptarse para tratar el Ébola en 2015. El algoritmo de IA descubrió dos que podían reducir en gran medida la capacidad de infección del virus.
  • Google Deep Mind ha desarrollado recientemente una IA para el análisis del cáncer de mama. Este algoritmo superó en un 11,5 % a todos los radiólogos en la identificación del cáncer de mama en conjuntos de datos preseleccionados.

El futuro de la tecnología en la medicina
Impresión 3D

Las soluciones médicas innovadoras de impresión 3D resultan muy prometedoras para la asistencia sanitaria, sobre todo por su potencial para mejorar los procedimientos quirúrgicos de ciertos problemas de salud. La reproducción perfecta de piezas para eliminar defectos cardíacos, vertebrales, dentales o de cualquier parte del cuerpo humano ofrece un abanico más amplio de soluciones dentro de la anatomía única de cada paciente. 

La pionera empresa biotecnológica BIOLIFE4D, especializada en ingeniería de tejidos, ha anunciado recientemente que puede utilizar la bioimpresión 3D para crear corazones humanos viables y aptos para el trasplante. El descubrimiento de la impresión 3D de sondas nerviosas y otros dispositivos electrónicos blandos y flexibles como la goma facilitará la fabricación de reproducciones en 3D de implantes cerebrales de material blando, lo que permitirá diseñar rápidamente dispositivos nerviosos más blandos y seguros con los que se podrán tratar enfermedades cerebrales bajo demanda.

Las interfaces informáticas podrían revolucionar el sector sanitario y mejorar la salud en general. Neuralink prevé que la BCI (interfaz cerebro-ordenador) nos permitirá controlar los ordenadores con nuestra mente, lo que no solo mitigaría la amenaza que conlleva el desarrollo de la inteligencia artificial, sino que también permitiría entender y tratar mejor los trastornos cerebrales complicados. 

Según la Organización Mundial de la Salud, más de 40 millones de personas en el mundo padecen ceguera y, por tanto, desarrollar el sustituto perfecto del ojo humano es uno de los temas más candentes de la ciencia moderna. Investigadores de la Universidad de Minnesota han logrado uno de los avances más significativos al imprimir en 3D un conjunto de receptores de luz en una superficie semiesférica utilizando distintos materiales. Este descubrimiento representa un paso significativo hacia la creación de "ojos biónicos". Su carácter revolucionario radica en que, a diferencia de las prótesis oculares actuales, que solo sustituyen la estructura física y la apariencia del ojo, funcionan perfectamente dentro de las estructuras existentes del ojo y el cerebro. El ojo creado por los científicos contiene fotodiodos que convierten la luz en electricidad con un 25 por ciento de eficacia.

Así, la impresión 3D es muy prometedora en muchas ramas de la medicina.

Autodiagnóstico a través de selfies

Las cámaras de los teléfonos inteligentes actuales ya no sirven exclusivamente para hacer selfies. Se han convertido en excelentes dispositivos de evaluación, capaces no solo de diagnosticar diversas enfermedades, sino también de transmitir directamente información médica detallada sobre el paciente al personal médico.

La Universidad de Washington ha desarrollado la aplicación BiliScreen, que permite utilizar selfies para detectar una serie de enfermedades, entre ellas el cáncer de páncreas, que tiene una de las peores tasas de supervivencia de todos los tipos de cáncer, pues sus síntomas aparecen en una fase tardía de la enfermedad. Su tecnología se basa en el escaneo de los ojos del paciente para calcular el nivel de bilirrubina. Por ejemplo, la hepatitis solo puede reconocerse a simple vista en estadios avanzados, pero un examen que utilice la visión por ordenador y el aprendizaje automático puede detectarla incluso en sus estadios más tempranos.

Sistemas microelectromecánicos (MEMS)

Los componentes MEMS se utilizan en dispositivos diagnósticos, quirúrgicos, terapéuticos y de monitorización, y tienen multitud de aplicaciones médicas.

En la actualidad, la tecnología de sensores posibilita funciones innovadoras como la monitorización precisa de la respiración y del flujo de aire para supervisar la presión de las vías respiratorias durante la respiración asistida, la monitorización del estado y la dosis de los medicamentos contra el asma a través de inhaladores inteligentes o el control extremadamente preciso de las mezclas de gases y su concentración (O₂, N₂O) durante la anestesia.

Estos sensores también se utilizan para monitorizar el flujo de bombeo y detectar errores, como burbujas de aire o infiltraciones, lo que contribuye a la máxima seguridad y comodidad del paciente. La medición continua del flujo de orina mediante sensores de alta precisión también permite la detección temprana de la insuficiencia renal aguda en los pacientes en estado crítico. 

Sensirion fabrica sensores con un alto nivel de precisión que son capaces de detectar desviaciones mínimas en el flujo. Cuando están conectados a un equipo de infusión, pueden incluso detectar los latidos del paciente.

obr2788_paf12688e268a.jpg

Medición del flujo con inhaladores inteligentes

Según los estudios, los pacientes cometen al menos un error en hasta el 70 % - 90 % de los casos al usar inhaladores, los dispositivos más utilizados para el tratamiento de enfermedades respiratorias como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), y los costes de la asistencia sanitaria en pacientes no monitorizados son más del doble que en pacientes monitorizados.

La innovación tecnológica brinda una oportunidad para reducir estos errores comunes midiendo el flujo de aire del paciente durante la inhalación a través de dispositivos adecuados, y permite aumentar la eficiencia de la administración de fármacos, mejorar el cumplimiento del tratamiento, reducir los costes sanitarios y, en última instancia, mejorar el estado del paciente.

Aunque en la práctica muchas de estas tecnologías todavía tienen limitaciones, no cabe duda de que los científicos trabajarán duro para mejorarlas en el futuro. Sin embargo, las soluciones innovadoras también se centrarán en la mejora del equipamiento médico existente, como los equipos básicos de ambulancias, los dispositivos de rehabilitación, los medidores de laboratorio, la iluminación especial, los generadores de ozono y las incubadoras, y del control de la higiene general en los hospitales.

El futuro de la tecnología en la medicina
Productos para aplicaciones y dispositivos médicos

SOS electronic es una empresa multinacional de distribución de componentes electrónicos que colabora desde hace tiempo con fabricantes mundiales de componentes para aplicaciones médicas. Por ello podemos diseñar soluciones complejas para desarrollar y producir dispositivos médicos utilizando componentes que cumplen con los estándares más altos en términos de calidad y fiabilidad:

  • fuentes de alimentación con certificación médica, convertidores CC/CC amplificados,
  • módulos de comunicación de bajo consumo, antenas,
  • filtros EMI de calidad,
  • sensores de humedad y temperatura y medidores de peso y flujo de líquidos de gran fiabilidad,
  • botones duraderos, LED potentes y ventiladores de excelente calidad,
  • pantallas inteligentes y baterías de alto rendimiento,
  • potentes ordenadores industriales y sistemas integrados,
  • productos RFID, módulos RF, altavoces fiables,
  • componentes para medidores de laboratorio,
  • semiconductores, conectores, cajas, cables, etc.

Todos estos y otros muchos componentes "invisibles" contribuyen de algún modo a la modernización tecnológica en el sector médico. Además, las soluciones de producto probadas lo ayudarán a desarrollar aplicaciones médicas seguras y fiables. 

Si está interesado o ya está preparando una solución en alguna de las áreas mencionadas, no dude en escribirnos a sales@soselectronic.com.